“Negar los sacramentos por una pandemia es actuar contra el Espíritu Santo”

🗓️17 de enero de 2022 |

El 6 de diciembre, el Cardenal Gerhard Müller concedió una entrevista en vídeo al Instituto San Bonifatius. La prensa de habla alemana había retomado, escandalizada, algunos pasajes. Proponemos una traducción de algunos fragmentos que nos permita captar el por qué de tanta oposición. Aunque algunas preguntas se refieren a lo que está pasando en Austria, las respuestas son universalmente válidas. El Cardenal ha asumido la defensa de la conciencia de los «simples hombres» ante el preocupante cambio totalitario deseado por una élite, que está encontrando en la pandemia una oportunidad maravillosa para impulsar su delirante agenda hasta el final. 


Desafortunadamente, sucedió que obispos y sacerdotes cerraron sus iglesias y negaron los sacramentos a los fieles durante la pandemia. ¿Cómo afrontas estas decisiones?

Cristo dio a los Apóstoles la misión de anunciar el Evangelio y de comunicar la gracia de Dios en los siete sacramentos. Esta es la misión de la Iglesia. Por supuesto, durante una catástrofe, también debemos adaptarnos a las circunstancias y evitar peligros para la salud del cuerpo. Siempre hacemos esto. Pero, en general, negar los sacramentos es una violación directa de Cristo. 

A menudo tengo la impresión de que por parte de los más importantes representantes de la Iglesia, ésta es considerada sólo como una organización humanitaria, que da consuelo y ayuda humana; entonces no hay fe en Jesucristo, el Verbo Encarnado, el Hijo de Dios, que vino a este mundo, el Salvador universal de la humanidad. En efecto, la Iglesia es sacramento de salvación en Jesucristo y por eso, incluso en situaciones de emergencia, como en el pasado la peste, los buenos sacerdotes nunca rehusaron exponerse al peligro, porque decían que la vida eterna les era más querida que la temporal. 

También podemos alargar esta vida temporal, evitando enfermedades, pero nunca podemos cancelar la mortalidad humana. Y a esto Cristo dio la respuesta: vence el pecado y la muerte; por eso los obispos, si en general apartan a los fieles de los sacramentos, actúan – se podría decir – contra el Espíritu Santo, contra una Ciencia superior, contra la conciencia y contra su mandato.

También se aplica al mandamiento de la santificación del domingo – «acuérdate de santificar las fiestas» – y «haz esto en memoria mía», que es como celebramos la santificación del domingo, a través de la Eucaristía. Este es el mandato directo de Cristo, cabeza de la Iglesia; por eso un obispo nunca puede dispensar de la santificación del domingo, sino que sólo puede decir de manera general que, si las circunstancias externas son tan graves que uno no puede participar, está dispensado, pero también obligado a recuperar la liturgia dominical en el próxima oportunidad.

Obviamente, esto se aplica a las personas sanas; si estás enfermo puedes quedarte en casa. Y en este caso también tiene sentido participar desde casa a través de los medios de comunicación, de forma virtual, en la celebración; pero esta modalidad no tiene la eficacia de la gracia, no actúa «ex-works» como participando en la celebración, sino que sólo ayuda como apoyo a la fe individual. ¡Los obispos y los sacerdotes deben saber esto, si no han dormido durante las lecciones de teología o no lo han olvidado culpablemente después de aprenderlo!


En Austria hay cada vez más huelgas debido a la inminente obligación de vacunación. ¿Es legítimo que un católico participe?


Es lo correcto. Es legítimo que todo ciudadano alce su voz contra las medidas gubernamentales. Sin embargo, debemos asegurarnos de que no se cometan nuevas injusticias con medidas violentas, hiriendo a las personas, tanto en acciones como en palabras. En nuestros pensamientos, palabras y obras debemos actuar de manera cristiana; estamos especialmente obligados a presentar nuestras ideas y opiniones y nuestra fe de una manera que no cree más divisiones. Podemos llegar a sufrir por nuestra fe firme y fuerte, hasta el martirio; por nuestra fe tenemos que tragarnos hasta las malas palabras, pero no queremos reaccionar como nuestros enemigos, porque tenemos que amarlos. 

Por eso es muy importante defender con argumentos la propia posición y ser consciente de los derechos que se tienen como ciudadanos, y no adoptando posiciones que se conviertan en acusación para los demás y por ello no se llegue a una mayor escalada. Mejor sufrir la injusticia que hacerla: esta es nuestra norma. Pero todo ciudadano, católico o no católico, cristiano o no cristiano, tiene el derecho fundamental de rebelarse contra las medidas del Estado. 

Ningún gobierno que pretenda ser democrático puede afirmar que sus medidas son metafísicamente necesarias, que tienen una bendición para la salvación o autoridad divina. ¡Ellos también cocinan solo con agua, como todos los demás que pueden tener diferentes posiciones! Los gobiernos deben ser invitados a moderar. Los políticos, cuando llegan al poder, siempre tienen la tentación de abusar de él; los poderosos a menudo abusan de su poder. Entonces no podemos simplemente decir que estamos en una democracia y así legitimar todo lo que hacemos. Si acaso, precisamente porque estamos en una democracia, el ejercicio del poder debe estar justificado frente al pueblo. Para ello también debemos someternos al voto y nuestras constituciones de los estados democráticos occidentales deben ser respetadas. La constitución no dice simplemente lo que dice la mayoría o lo que dicen los políticos o los periódicos, a lo que todos los demás deben someterse, callándose, cerrando los ojos, los oídos, la boca y la nariz, poniéndose una máscara en la cara.

En cambio, el Estado se construye a partir de los ciudadanos, que están por encima de los políticos; nuestra conciencia está por encima del poder político, que es un poder temporal, limitado a las cosas del mundo y no puede obligar al hombre a entrar en su conciencia, como en cambio Dios, que es amor eterno y vida eterna. En la relación con Dios somos libres; por otro lado, en las relaciones con los hombres, muchas veces tenemos que ganarnos nuestra libertad.

Entrevista completa en Aleman (Opción subtitulos en español)

Etiquetas: ,

La Cumbrera

Actualidad, opinión y análisis desde una perspectiva Católica.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Aceptar y continuar | Más información