Épica

🗓️3 de enero de 2022 |

Nuevamente… una y otra vez… casi sin lugar a una simple bocanada de aire, tu indecible odio nos embiste sin tregua, sin compasión…
Esas, tus hediondas hordas, enfiladas a diestra y siniestra, buscan hambrientas a quien devorar.
El verde esmeralda de tu afilado tridente, cubierto de sangre inocente, se mece entre tus manos dispuestas a descuartizar…
Los horripilantes aullidos de pestilentes bellacos, el redoblar de tambores y la oscuridad que se cierne sobre el campo de batalla, acusan la inminencia de la lid.

-¡Prendan las antorchas, enlisten a sus cuadros y prepárense a luchar! ¡Será una larga noche!

-Pero… mi capitán… vamos en desventaja… la oscuridad, ¡la magnitud de su ejército, el poder de sus armas!, ¡la profunda inteligencia y astucia de su rey!…

-No tema, teniente… ¿Acaso, alguna vez se ha oído decir que Nuestra Generala haya abandonado siquiera a un pequeño Tercio?
A estas horas, seguramente, ya ha recibido nuestro mensaje y prepara al ejercito de los mejores para asistirnos en la refriega.
Su Hijo, el Gran Rey, combatirá codo a codo con nosotros, esta misma noche, antes que despunte el alba…

…Tranquilo muchacho… yo he visto temblar al enemigo en Su presencia… por eso, ¡no perdamos más el tiempo! ¡Enlista a tus hombres y diles que se preparen para la batalla!

«¡Benditos somos en esta noche, mis valientes!
¡Los héroes del pasado nos saludan! ¡Vayamos pues, con varonil coraje hacia la victoria, en esta vida… o en la otra!»


Nacho Gallo Ingrao

Esclavo de María Madre de Dios. Una pipa, un libro y un sillón.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Aceptar y continuar | Más información