Mentiroso, mentiroso

🗓️20 de marzo de 2022 |

El hombre pone en pedestales causas ilimitadas y luego aborrece las consecuencias, desentendiéndose totalmente de ellas, haciendo culpables a fantasmas inexistentes y enemigos de la humanidad imaginarios. Porque olvidó la responsabilidad de sus actos.

Citar al padre Castellani ya se me ha hecho una sana costumbre, así que aquí va la del día: “El mundo moderno le dice al hombre ´Tú eres un semidiós´, y después le dice: ´Tú eres una podredumbre. ´ El mundo miente, señores, y es condición de mentirosos tener que corregir una mentira con otra mentira más grande.”

¿A dónde nos lleva la mentira?

La era moderna fue la era del progreso indefinido, o al menos de la creencia en ese progreso indefinido. En un principio se relacionaba al progreso con la evolución de la técnica, de la capacidad del ser humano de adaptarse al medio, de crear herramientas, tecnología, para “dominar” el mundo natural. Se relacionaba el progreso con las ciencias experimentales que en ese momento estaban en auge.

Con el tiempo esa fe en el progreso científico fue trasladándose al ámbito de lo moral. Pues lo que denotaba un progreso en la técnica era algo bueno y lo que mostraba un retroceso en la técnica era algo malo. Bueno y malo en relación a la novedad.

Todos sabemos que para los antiguos la experiencia y el tiempo otorgaban sabiduría y bondad, ahora lo viejo era lo malo y lo nuevo era lo bueno. Identificaron bondad con novedad, maldad con vejez.

Esto, que en un principio miraba hacia adentro de la ciencia experimental, ahora comenzaba a trasladarse a las ideas. El idealismo ayudó mucho, por obvias razones. Una idea nueva era buena y una idea “vieja” era mala. El hombre comenzó a necesitar casi enfermizamente, lo nuevo. Y empezó a aborrecer lo establecido. Es así que pensó que todo debía transformarlo, “darle una vuelta de tuerca”, “buscarle la quinta pata al gato”, como decimos acá. Como si el mundo de por sí ya no fuese increíble. Necesitó perpetua novedad, se empezó a aburrir, porque dejó de asombrarse del mundo. Se sintió tan parte del mundo, que nada lo sorprendía. Porque olvidó la trascendencia, se ensimismó.

Y cuando uno se ensimisma tanto, se puede volver loco. Y eso le pasó a la humanidad.

Dijo: “la familia conformada por papá, mamá e hijos, me aburre, hay que crear novedad, familia ensamblada, papas que son mamas, mamas que son papas, etc.” La excepción se volvió la regla, porque la excepción era la novedad.

Dijo: “la autoridad no existe, nadie manda, nadie sabe mas que nadie, todos somos lo mismo”. Porque eso era la excepción y la excepción era la novedad.

Dijo: “la eutanasia está bien, porque estaba mal, y decir que está bien es la novedad y las ideas nuevas son buenas y las ideas viejas son malas”

Dijo: “autopercibirse como uno se le antoje está bien”, porque aceptar lo dado era lo habitual y establecido y autopercibirse era una novedad, y lo nuevo es bueno y lo viejo es malo.

El hombre se mintió a sí mismo y ahora tenía que inventar otra mentira para zafarse de la anterior. Porque el vicio se hace círculo. Y a veces no hay salida. Se enmaraña tanto la verdad, que se pierde uno. Y el hombre anda como perdido en su mundo imaginario, en su novedad perpetua. Se cree un semidios porque hace y deshace a su antojo, pero se cree podredumbre cuando salen a la luz las consecuencias de su vicio. Y luego la mentira crece y la culpa es del ente imaginario, como la sociedad, el patriarcado, las pluralidades, las mayorías, y bla bla. Porque ya nadie es señor de sí mismo. Porque ni siquiera hay sí mismo. Porque ya nadie se hace cargo.

Las ideas son ideas. La bondad y la maldad, son la bondad y la maldad. Y el tiempo pasa. Y el paso del tiempo no convierte en malas y buenas a las ideas. Lo mismo pasa con los actos. Matar está mal ahora y hace dos mil años. Creerse infinito es errado, ahora y hace dos mil años. Perderse en la mentira es vicio, ahora, hace dos mil años y dentro de cien, si todavía existimos.


Yesica Grillo

Profesora de filosofía

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Aceptar y continuar | Más información