Ideología de Género: Desde la Cumbre del Cario. Parte III

🗓️31 de enero de 2022 |

1991. Nos situamos en Suiza. Se acuerda que hay que crear unos principios para vivir de manera sostenible: un programa de Naciones Unidas para el medio ambiente con la colaboración del fondo mundial para la naturaleza.

La UNESCO se pronunció acerca del tamaño de familia: la decisión de tener una familia grande o pequeña tiene consecuencias. Es imperativo legal de los estados, comentan, fomentar la familia pequeña ya que el factor demográfico actúa como una causa contaminante.

La Carta de la Tierra es un documento que establece una religión panteísta, incompatible con el cristianismo. Gorbachov, su redactor, decía: «el instrumento que utilizaremos será la sustitución de los 10 mandamientos de la ley cristiana por el código moral contenido en esta carta. El panteísmo, que subyace en esta carta, se explica diciendo que necesitamos encontrar un nuevo paradigma que reemplace los vagos conceptos antropológicos. Estos nuevos concepto se deberán aplicar a la moral, ética y constituirán un nuevo modelo de vida. 

Estos códigos morales son:

– El sexo como una opción.

– La autodeterminación de la mujer y el varón.

– La conquista de los derechos sexuales fundamentales.

– Orientación sexual.

– Salud reproductiva.

– Acceso a los servicios anticonceptivos.

– Aborto libre.

La ONU sentenció que la naturaleza no determina la identidad sexual de la persona. El siguiente paso que se debe dar es estigmatizar la maternidad como una lacra. Se ha hecho ya, por ejemplo, con Carolyn Hannan, Oficial Mayor de la Oficina para el avance de la mujer, que estuvo en las cumbres, que dijo que las identidades sexuales fueron creadas por jerarquías sociales machistas para perpetuar el poder masculino. Añaden que, como las diferencias sexuales han sido construidas socialmente, pueden cambiar.

La ideología de género es, por tanto, el proceso por el cual Naciones Unidas espera eliminar todo vestigio de estas diferencias socialmente construidas.

Los comités que se reúnen en ginebra en 2001 son: comité contra la tortura, comité de los derechos económicos, sociales y culturales, comité contra la discriminación racial, comité contra la discriminación de la mujer y comité de los derechos del niño. Algunas de las medidas que adoptan son ver cómo se podía aplicar la perspectiva de género a los respectivos comités de derechos humanos, derechos sexuales y reproductivos (incluyendo el aborto) de los adolescentes, eliminando toda referencia a los derechos y deberes de los padres lo que trae consigo la suspensión de la patria potestad.

La perspectiva de género debe aplicarse a todas las políticas sociales y alegan que los derechos humanos son evolutivos y progresivos.  Allí se exigió la reforma de las leyes que limitaban el derecho al aborto.

Monseñor Reig Pla, en su carta «Llamar a las cosas por su nombre», escribió: El Presidente del Gobierno de España y del Partido Popular ha confirmado la retirada de la reforma de la ley del aborto que pretendía «limitar» cuantitativamente el «holocausto silencioso» que se está produciendo. Ha llegado el momento de decir, con voz sosegada pero clara, que el Partido Popular es liberal, informado ideológicamente por el feminismo radical y la ideología de género, e «infectado» como el resto de los partidos políticos y sindicatos mayoritarios, por el lobby LGBTQ; siervos todos, a su vez, de instituciones internacionales (públicas y privadas) para la promoción de la llamada «gobernanza global» al servicio del imperialismo transnacional neocapitalista, que ha presionado fuerte para que España no sea ejemplo para Iberoamérica y para Europa de lo que ellos consideran un «retroceso» inadmisible en materia abortista.

Serge Abad-Gallardo, que llegó a ser maestro en una importante obediencia masónica de Francia, dijo que en 2012 una mayoría de ministros son masones, los grandes maestres del gran oriente del derecho humano o gran logia, quieren cambiar la sociedad y añade que leyes como el aborto, la eutanasia o el matrimonio homosexual corresponden a las ideas masónicas de emancipación del individuo que no tiene otro referente que él mismo sin otro límite moral que el que él se fije. Un gran maestre de la gran logia de Francia, Pierre Simon, ha confesado que todas estas leyes estaban pensadas y maduradas en las logias, incluso antes de ser debatidas por los diputados. La masonería conspira contra toda forma de pensamiento que no sea el suyo y no siga sus objetivos. La moral procede del acto social y no de la ley natural querida por dios.

Hillary Clinton dijo en una ocasión que los códigos profundamente enraizados, las creencias religiosas y las fobias estructurales, han de modificarse. Los gobiernos deben de emplear sus recursos coercitivos para redefinir los dogmas religiosos. En resumen, es el Estado quien debe marcar las pautas del pensamiento humano y reorganizar las religiones (la cristiana, para ser exactos).

Aun siendo declaraciones fuertes y amenazantes las leídas a lo largo de estos tres artículos, nosotros, los cristianos, debemos seguir en pie.

¡Que Dios los bendiga!

Etiquetas: , ,

El Joven Rico

Joven y católico. Siempre en la búsqueda y la defensa de la verdad. En una formación cristiana continua.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Aceptar y continuar | Más información