Ideología de género: Desde la Cumbre del Cairo. Parte I

🗓️14 de enero de 2022 |

En la Cumbre del Cairo (1994) se reunían al amparo de Naciones Unidas las delegaciones de muchas naciones para hablar de población. Se trata el tema de que sobran 2/3 de la humanidad. Todo se ve desde una óptica maltusiana donde se fuerza a los pobres a emigrar, a trabajar por salarios más bajos, a vivir con una cantidad reducida de alimentos.

El objetivo principal de esta cumbre es la caída de la fertilidad en el tercer mundo y también en el primero. Aquí está la mentira de la ideología de género: hablan de controlar la natalidad utilizando la ideología de género y lo que quieren conseguir es también un cambio profundo del paradigma humano, de la sociedad (empezando por la occidental). Todo se podría traducir en términos económicos. Tratar a la población sólo con vistas económicas es directamente una forma de deshumanizarlos. Lo más grave es la puesta en marcha de un sistema totalitario con invasión total de la esfera privada.

Imponiendo esta ideología tratan de influir en el modelo de familia e incluso en el patrón de comportamiento de las personas. Pretenden deshacer la familia privándoles de derechos llegando a hablar en estas cumbres de cosas como hacer desaparecer la patria potestad.

En el Cairo se habló de suprimir las legislaciones nacionales, cualquier referencia a los derechos o deberes de los padres en materia de educación, reproducción y sexualidad de los menores; en resumen, que los padres no tengan nada que decir en ese campo.

Los nuevos derechos de los que se hablan son los reproductivos, los de la plena sexualidad del menor sin tener en cuenta la opinión paterna (recorte de la patria potestad). Es fundamental para estos grupos que los padres no entren en la educación de los hijos.

Entra la Iglesia

El Papa San Juan Pablo II se opuso radicalmente a esta cumbre y posteriormente a la de Pekín ya que se trata de una amenaza a la libertad y una negación de los derechos humanos.

La Iglesia, por tanto, es la única barrera que existe actualmente para la imposición de esta ideología a nivel mundial. Aún quedan mentes sanas en la sociedad y en estas organizaciones que se oponen y por eso todavía no ha llegado a suceder del todo en legislaciones concretas. La Iglesia Católica es la única voz que se oye en contra de la ideología de género. Esta fuerza de la Iglesia derivó en que Clinton pidiera que se silenciase su voz porque resultaba dañina.

En el siguiente artículo continuaremos viendo el tema que se nos presenta.

¡Que Dios les bendiga!


El Joven Rico

Joven y católico. Siempre en la búsqueda y la defensa de la verdad. En una formación cristiana continua.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Aceptar y continuar | Más información